Sin duda el primero

SIN DUDA, EL PRIMERO
1990
120 x 100 cm.

                                                                                                           



Por un momento he sido protagonista. 
Tú has recibido tantas nuevas sensaciones conmigo que no
puedes dejar de ser especial. 
Parece mentira, pero a partir de tí y  por  tu  existencia  he
podido vivir la sensación  de  orgullo,  satisfacción  de  una
creación nueva, temor y valentía en darte a conocer, y a  la
vez dolor amargo  e  ira  por  la  ignorancia  manifiesta  del
mundo que os rodea. 
Gracias, porque he sentido la ansiada identificación con tu
creador, eliminastes los celos y ahora sin duda sois únicos.
Llegas como el primero de una  incógnita  y  te  presentas
majestuoso y altivo ante unas  piezas  inamovibles  que  se
diluyen en la oscuridad.  
Además   de   ser   mi historia,   nos   hablas   de   alguien
desconocido que posiblemente te haya  visto  por  primera
vez, a quien ayuda  un animal fiel al trabajo,  o  quizás  una
de  tantas otras veces que ha llegado  para  disfrutar  de  tí
internándose en una maravillosa realidad que explora.  
Eso has sido para mí, una exploración  que  me  ha  hecho
sentir duramente lo que os adoro. 

MONCHOLC, hasta hoy.  Pág. 78.
Dra. Abad.

.

.
208